La mediación, un enfoque sistémico y cibernético

Dada la complejidad de la vida en los albores del siglo XXI, tenemos que orientarnos hacia nuevas teorías de conflicto que no estén constreñidas por el positivismo  lógico sino que sean sensibles al contexto, a la interacción, a la cultura, al poder y al discurso

– Sara Cobb

INTRODUCCION

En este artículo hablaremos de la mediación, pero lo que  vamos a decir, es aplicable, en gran parte a la negociación y a otros métodos de solución de conflictos.

Es importante desarrollar este tema. Lamentablemente, en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires, luego de haberse puesto en marcha hace ya años la mediación, y después de una intensa pero corta campaña de divulgación, se ha recaído, ya hace tiempo, en un letargo en ese sentido. No basta que se conozca en el ámbito profesional. Es necesario que la comunidad toda tome conciencia de sus beneficios, sepa donde encontrar los canales adecuados para la solución de sus conflictos, grandes y pequeños, y aprecie sus ventajas. Compete al Estado promover y proveer lo necesario para ello, tal como provee lo necesario (aunque generalmente no lo suficiente para la Justicia)

Como , desde, hace años, vengo propugnando la aplicación de las nociones y herramientas sistémicas y la cibernética en muchas áreas de la vida, y en especial al derecho[1], lo haré desde una visión sistémica y cibernética de la mediación, porque entiendo que  la misma es útil para entender y aplicarla en la mejor forma posible

Dado que los conceptos sistémicos y cibernéticos no son conocidos por la amplia mayoría de la gente, desarrollaré, muy brevemente, algunos de los principales para que sirvan para entender mejor mi exposición.

 Aunque hablaremos, básicamente de la mediación prejudicial, porque he actuado como tal en la Capital Federal ,muchas de las ideas pueden aplicarse a otros métodos de resolución  de conflictos,  como la negociación, por ejemplo.

Aclaro que no expondré el tema desde el punto de vista de la psicología o terapia sistémica, ángulo que dejo a los psicólogos.   Aunque debo señalar  que como sistemista entiendo que la colaboración interdisciplinaria y trasdisciplinaria entre profesionales de distintas ramas es muy importante, y mucho pueden ganar las mediaciones si se realizan mediante la intervención

compartida de profesionales de distintas áreas, como abogados y psicólogos

NOCIONES BÁSICAS DE SISTÉMICA Y CIBERNÉITCA

Que es la sistémica?

Es una nueva visión o paradigma ,originado fundamentalmente a partir de las ideas de un biólogo austríaco, Ludwig von Bertalannfy,a partir de  los años 30 del siglo pasado ” Se trata -dice Bertalanffy- de una construcción teórica que se ocupa de los principios y de las leyes que conciernen a toda clase de sistemas, en no importa qué rama científica, y que busca la formalización matemática de las relaciones y de las funciones isomorfas características del conjunto de los sistemas del mundo material e inmaterial”. [2]Junto con un grupo de pensadores, de los cuales solo mencionaremos algunos: Rapoport, Ackoff, Ashby se ha ido estructurando lo que hoy denominamos la  Teoría General De Sistemas[1] Aunque generalmente usaré la palabra “sistémica” pues, como señala Fritjof Capra en su  libro  “La trama de la vida”, Alfaguara 2002, el término “teoría de sistemas” es un nombre falso porque no es una teoría. Es más bien un punto de vista, un marco, un lenguaje. Es un marco que estudia los sistemas integrados que derivan sus propiedades esenciales de sus interrelaciones , en vez de las propiedades de sus partes

La elaboración posterior de las ideas de estos y otros pensadores terminó por originar una nueva fenomenología: había surgido el enfoque sistémico – el sistemicismo – y con él el mundo entraba en la que Ackoff denomina la “Era de los Sistemas”.

La Teoría General de Sistemas  o su enfoque más amplio, la “filosofía de sistemas” es la reorientación  del pensamiento y la visión del mundo resultante de la introducción del sistema como nuevo paradigma científico, en el sentido que da a esta palabra Thomas Kuhn[3]

El paradigma constituye el trasfondo de toda investigación científica y determina los alcances de ésta. Un cambio  de paradigma representa una modificación de la estructura que percibimos en el mundo. Es como ver el mundo con anteojos de distintos colores. Un nuevo paradigma no constituye, empero, la solución definitiva  de los problemas científicos. Pueden, inclusive, coexistir diversos paradigmas, sobre todo en las disciplinas menos desarrolladas. Por ejemplo en el derecho coexisten el paradigma dogmático, el jusnaturalista y aún otros. .

El pensamiento sistémico implica una visión distinta de la, hasta ahora todavía vigente, caracterizada por el reduccionismo, el método analítico  y el determinismo. Plantea que en vez de orientarse hacia las cosas o los objetos se oriente hacia las relaciones, interacciones y procesos. Postula que la realidad no se puede escindir o fragmentar para entenderla, porque la realidad no está hecha  de elementos que interactúan sino de procesos en retroalimentación dinámica y  en múltiples niveles. La realidad es percibida como un todo integrado y no como una discontinua colección de partes aisladas y que la relación causa-efecto no es la única explicación posible. Que en todo fenómeno hay una multiplicidad de „causas“.

Un sistema es un todo que funciona y que no puede ser dividido en partes independientes, sin dejar de existir como entidad organizada. Existen leyes generales de sistemas, aplicables a cualquier sistema  de determinado tipo, sin importar las propiedades particulares del mismo ni de los elementos participantes. La condición de sistema no es una cualidad intrínseca de las cosas, sino una actitud o apreciación de cada uno. Cuando decimos que tal cosa concreta o abstracta es un sistema deberíamos decir que lo consideramos un sistema.

 Una de las virtudes esenciales de la sistémica es la de tratar a los sistemas, sin prescindir de sus relaciones con su entorno, manteniendo además las conexiones internas y externas de sus elementos. Todo lo cual no puede ser separado sin destruir la esencia del sistema, es decir su unidad.

Pues una de las ideas básicas de la sistémica es que  el todo es más (y es otra cosa) que la suma de sus partes porque las características constitutivas de ese todo no son  explicables a partir de las características de las partes aisladas. Es otra cosa y es más porque la entidad de nivel superior tiene otras capacidades que las partes que lo componen. Piensen ustedes en el pan: sus partes son agua, levadura, harina, sal, entre otras, pero como totalidad es algo distinto y tiene otras capacidades y propiedades que los ingredientes con los que lo hacemos.

Un sistema tiene partes que son subsistemas funcionales y estructurales a la vez. Un subsistema se caracteriza por el hecho de que su existencia se justifica y es posible solo dentro del sistema y en relación con los otros subsistemas. (p. ej. en un hombre que es un sistema, el subsistema digestivo, el subsistema nervioso, etc. ; en un automóvil el subsistema de encendido, el subsistema de dirección, etc. ). Las estructuras de un sistema corresponden a interconexiones definidas de subsistemas y elementos entre sí. . Así pues, cada subsistema tiene, por lo general, una estructura y funcionalidad propias y constituye, a su vez un sistema cuyo entorno inmediato es el sistema del cual es parte. Un subsistema se caracteriza por el hecho de que su existencia se justifica y es posible solo dentro del sistema y en relación con los otros subsistemas. Los subsistemas pueden ser relativamente simples o complejos,  estables o inestables. Sus interrelaciones pueden ser mutuas, lineales o no, intermitentes o no.

El comportamiento de un sistema está condicionado esencialmente por la interacciónde todos sus subsistemas o de una gran parte de ellos y no por la suma de sus acciones independientes.

Los sistemas cerrados son los que funcionan independientemente del entorno, que no admiten interferencias o intercambios con el exterior. Los sistemas abiertos son aquellos cuyo funcionamiento está vinculado o interrelacionado con el entorno. Hay un flujo de materia, energía e información que penetra en ellos a través de determinados puntos, y luego sale, asimismo por lugares específicos.   En rigor puede decirse que, desde el punto de vista de la sistémica no existe ningún sistema totalmente cerrado. Los sistemas son más o menos abiertos, o más o menos cerrados.

  Todos los sistemas son autónomos, es decir, se manejan según leyes internas propias, pero esto solo se cumple hasta cierto límite. la autonomía es siempre relativa y no absoluta. Por ejemplo, el hombre es autónomo, pero en cierto modo depende de su entorno; el aire, los alimentos, etc.

Que es la cibernética

Es una disciplina íntimamente vinculada con la sistémica, a tal punto que autores como Charles François la consideran inseparable de ésta. Se ocupa del estudio del mando, del control, de las regulaciones y del gobierno de los sistemas y no debe confundirse con la computación,  que es solamente una parte, una aplicación de ella. . Dice Norbert Wiener,[4] su creador, que es el propósito de la Cibernética el desarrollar un lenguaje y técnicas que nos permitirán atacar los problemas de control y comunicación en general.

 Un concepto muy importante, casi diríamos fundamental, en cibernética es el de la retroalimentación. La  retroalimentación (o” feedback” en inglés) parte del principio de que todos los todos los elementos de una totalidad sistémica deben comunicarse entre sí para poder desarrollar interrelaciones coherentes. Sin comunicación no hay orden y sin orden no hay totalidad, lo que rige tanto para los sistemas físicos como para los biológicos y los sociales. La retroalimentación es negativa cuando su función consiste en contener o regular el cambio=fuerza estabilizadora- (p. ej. termostato). Es positiva si amplifica o multiplica el cambio en una dirección determinada=fuerza desestabilizadora (ej. carrera armamentista). Por lo tanto la retroalimentación negativa disminuye- y la positiva aumenta- las desviaciones del sistema de lo que podría admitirse como su logro adaptativo o meta viable. También se habla de la retroalimentación compensada, que se produce cuando un regulador ejerce alternadamente retroalimentaciones  positivas o negativas, según las necesidades del mantenimiento de la estabilidad dinámica del sistema o subsistema regulado. Por ejemplo en el conductor de un automóvil, el frenado y la aceleración.

Y para finalizar esta introducción hablaremos de la entropía que puede ser definida como la medida del progreso de un sistema hacia el estado de desorden máximo y en la teoría de la información como incertidumbre. La incertidumbre es el desorden de la comunicación o información. El orden es un estado menos probable que el desorden, ya que la realidad tiende hacia éste cada vez que deja de recibir suficiente energía o información. Si queremos llevar un sector de la realidad hacia el orden (o mantenerlo en él), esto es lo que se denomina neguentropía, es indispensable que le inyectemos energía y que una parte al menos de esa energía sea información

LA MEDIACIÓN

Bueno, ya estamos en condiciones de ir a nuestro tema fundamental, la mediación.

El conflicto está presente en múltiples aspectos de nuestra vida personal, familiar, económica, política, en las relaciones interpersonales y en las internacionales. Continuamente negociamos con nuestros familiares, empleadores, socios, amigos. etc. En la política, la economía, la empresa, los tribunales, en las grandes cuestiones mundiales y en las pequeñas cosas cotidianas. Ahora bien la sistémica y la cibernética nos proveen de muchas herramientas para entender mejor el conflicto y su entorno y para encararlo más eficientemente mediante la mediación o la negociación comprendiendo que ellas implican procesos complejos y mutables no susceptible de reduccionismos simplistas.

La intensidad, diversidad, multiplicidad y complejidad de los conflictos hace necesario su resolución mediante mecanismos adecuados de negociación.

Uno de ellos, de respetable antigüedad, ya que ha sido utilizado, por ejemplo en China desde hace milenios y en la cultura hebrea, por los rabinos desde hace siglos, es la mediación

En los últimos decenios esta técnica ha sido reelaborada en muchos países de Occidente utilizando varias herramientas psicológicas, como la neurolinguística, sociológicas y jurídicas.

Podemos caracterizar a la mediación, como “un método de resolución de conflictos en el cual un tercero neutralel mediador- colabora con las personas involucradas en el conflicto, ayudándolas a encontrar una solución al mismo”. Hoy en día se emplea en las más distintas áreas familiar, educacional, comunitaria, legal, etc.

La mediación científicamente encarada  implica en el mundo occidental una revolución entre los mecanismos sociales destinados a resolver conflictos

Dice uno de los más importantes mediadores estadounidenses, Eric Green, que “la utilización de la mediación y otros métodos alternativos es sólo el inicio de una nueva etapa para la humanidad. Primero fue la venganza, la violencia a mano armada y la ley del más fuerte. Luego llegó la civilización y la decisión a través de un juez mediante procesos rígidos y estatales. Se asoma ahora una tercera etapa dónde serán las partes quienes mantendrán en su poder el control de la resolución de sus conflictos, asistidos por terceros idóneos y facilitadores preparados en diferentes técnicas”.

Por su parte un estudioso y profesor de la materia , Silvio Lerer ha escrito, citando a J. Bonafé Schmitt, que “la presión de los acontecimientos económicos, sociales y políticos determinó la evolución de los sistemas de regulación social, que se fueron modificando, y a esta altura nosotros mismos estamos viviendo un período de profunda mutación de esos sistemas. Nos encontramos asistiendo a una etapa de cambio que no se limita a señalar la crisis de la institución judicial, sino que abarca a las estructuras tradicionales de regulación de los conflictos. Esta situación de crisis está dando lugar a la creación de nuevos espacios de regulación y nuevas instituciones intermedias entre el Estado y los ciudadanos. Estas políticas comunitarias no vienen a responder a la dis-funcionalidad del sistema judicial sino a proponer otro modelo de regulación de los conflictos, fundada en la descentralización, la desprofesionalización y la deslegalización. Esta idea de la mediación se sustenta tanto en la diversificación como en la complejidad de la vida social que favorece el desarrollo de modos descentralizados de regulación de las disputas que permiten a los ciudadanos reconquistar para sí la gestión de sus propios conflictos. “[5]

Niklas Luhmann,un famoso sociólogo y sistemista dice que el primado de la orientación al “input”,(es decir al ingreso) esto es el enfoque tradicional y conservador del derecho ha de sustituirse por un primado de la orientación hacia el “output”,(es decir hacia el egreso),los resultados

Porque nuestros sistemas jurídicos se sustentan en el pasado,  la legislación como reflejo de “inputs” sociales previos; o  la jurisprudencia, sustentada en el principio de  estar a lo decidido.

La mediación, esta nueva institución, receptora, sin embargo de comportamientos sociales de resolución de conflictos con una tradición milenaria, atiende más a los valores individuales de las partes en conflicto y se proyecta con soluciones dinámicas hacia el futuro. Esto tiene mucha importancia en un mundo en constante cambio, un mundo en el cual las sociedades son infinitamente complejas e interrelacionadas y dónde cada vez es más difícil encontrar y aplicar coactivamente valores compartidos por toda la comunidad.

La solución del conflicto, en la mediación, nace de la confrontación y armonización de los valores y necesidades de los actores específicos, no de la imposición de los valores sustentados por un  Juez, que  cada vez menos puede ser el fiel reflejo de los valores de la sociedad. Por otra parte, y a diferencia del derecho tradicional que mira más hacia el “input”, las normas preexistentes, las normas consuetudinarias, y las soluciones previamente dadas por la jurisprudencia, la mediación se dirige en su enfoque hacia el “output,”  hacia las consecuencias para el futuro de la resolución del conflicto. Esto es, trata de crear una nueva situación, satisfactoria para ambas partes involucradas

LA APLICACIÓN DE LA SISTÉMICA Y LA CIBERNÉTICA A LA MEDIACIÓN

Veremos ahora, la aplicación  de la Sistémica  y la Cibernética  en el estudio y empleo de la mediación

No debemos pensar a los conflictos como entidades o sistemas simples sino como sistemas o procesos complejos, a los que no podremos nunca conocer totalmente, ni predecir certeramente su evolución. Además, al ser procesos, debemos sumarle el elemento de aleatoriedad, el azar, con lo cual se suma aun más incertidumbre

Desde el punto de vista sistémico, el proceso de mediación configura un sistema porque  consiste de elementos interconectados (las partes en conflicto, sus letrados, el o los mediadores);  es dependiente de un metasistema significativo (la sociedad); además tiene un comportamiento global (durante el proceso de mediación); y presenta un tipo reconocible de egresos a partir de ingresos característicos (ingresos: el conflicto, expuesto por las partes, egreso: el acuerdo, si se concreta); asimismo es capaz de mantener su organización interna durante cierto tiempo (mientras dura el proceso de mediación).

Desde el ángulo cibernético vemos que: el proceso de mediación se encuentra sometido a realimentaciones positivas o negativas  del medio ambiente. (Quizá ustedes recordarán por ejemplo, la que produjeron  los medios de comunicación en el caso “Daniela Osswald” tramitado hace unos años en la Argentina y relacionado con un sonado caso de tenencia de hijos) y también posee sus propias realimentaciones internas. Por ejemplo los coloquios privados o “caucus” que suelen  mantener el mediador con las partes. Asimismo posee variedad interna, provista por las distintas propuestas de soluciones, más los variados modos de llegar a ella. Tiene controles que regulan las interrelaciones entre los elementos de la mediación, es decir las partes, sus abogados; el o los mediadores. y goza de sus propias regulaciones y reservas lo que le da autonomía frente al entorno .  

Desde otro punto de vista, podemos también decir que el proceso de mediación actúa en forma cibernética por cuanto tiene:  un objetivo: la resolución del conflicto;  un programa de acción: la técnica y las normas de mediación;  un procedimiento de decisión; y una función de ejecución: el cumplimiento voluntario o compulsivo del acuerdo de las partes. Además de una función de retroacción sobre la situación social existente previa al conflicto.

Como  todo sistema, puede ser visto como un proceso que tiene, desde el punto de vista estático una estructura y desde el punto de vista dinámico una función. Para la adecuada comprensión del sistema de mediación debemos, pues, tratar de comprenderlo y analizarlo en forma conjunta, tanto desde el aspecto estático como de su dinámica.

El conflicto  no es, en principio, circular, sino que configura una espiral en la que actúan elementos de retroalimentación positiva lo que puede hacer que el mismo llegue a una explosión. (Recuerden, quienes la hayan visto, la película „La guerra de los Roses“). Por ello para tratar de disolverlo, de llegar a una solución del  mismo se le opone la mediación que consiste en una retroalimentación negativa destinada a lograr el restablecimiento del equilibrio.

Por otra parte, la mediación flexibiliza el modelo centralizador que asumió en los últimos siglos el Derecho, a través de la mecánica de erigir a la ley en su fuente principal y a la Justicia administrada por el Estado en su brazo ejecutor Al respecto comenta  Horacio C Reggini en un artículo, que en numerosos sistemas, como las colonias de hormigas, el flujo de vehículos en carreteras, las operaciones económicas, los procesos inmunológicos,  etc, los resultados emergentes no resultan de una autoridad o ente centralizador sino de las interacciones locales de componentes descentralizados. Es difícil de aceptar, dice, y comprender las ideas de descentralización, si se ha estado acostumbrado desde la infancia a las ideas jerárquicas de centralización. Pero- sostiene- las ideas de descentralización deben complementar y no erradicar las de centralización. Un compromiso exagerado o injustificado con una idea descentralizadora es tan peligroso y dañino como una idea centralizadora, porque, añade, vivimos una era que apunta a la descentralización y sería deseable que nos acostumbráramos cada vez mas a convivir y obtener beneficio en la sociedad de cambios crecientes en la que nos toca vivir, de los sistemas descentralizados que parecerían estar convirtiéndose en la regla y no en la excepción. Los puntos de vista de corte centralizador, aparentemente más racionales, son restrictivos, fuentes de estancamiento, inhibidores de nuevas vertientes y alejados de la realidad social. [6]. La mediación descentraliza notoriamente la actividad de resolución de conflictos.

No es de sorprender, frente a este profundo cambio, entonces, que todo el proceso que lleva a la introducción e institucionalización de la mediación en  muchos países, particularmente los de fuerte impronta autoritaria como el nuestro, provoque rechazos, particularmente en su aplicación. Es que no se trata, meramente, como podría pensarse, de un nuevo remedio procesal. Es mucho más y muy diferente de esa caracterización simplificatoria. Por eso será necesario estudiarlo, tanto desde un punto de vista teórico como pragmático, en profundidad.

Un aspecto importante de un enfoque sistémico es la relación de la mediación con su entorno.

Todo sistema se encuentra íntimamente conectado con su entorno. En el caso del sistema mediación, tal como se lo practica y ha estructurado en la  Capital Federal, se trata indudablemente de un subsistema dentro del sistema social y de alguna manera, en su vertiente de mayor aplicación, la prejudicial, es un subsistema del subsistema jurídico, al menos tal y como se ha concebido, legislado y se está manejando en nuestro país No ignoro la mediación escolar y comunal, pero no he de referirme a sistemas de los cuales no tengo experiencia directa. [7]

Dos personas que solicitan una mediación pueden ser considerados como un sistema que junto con el sistema de mediadores  ( el equipo de mediación) constituye el sistema del  proceso de mediación, el cual a su vez es parte de un macrosistema, que puede ser el sistema legal y éste a su vez es parte  de otro macrosistema que es la sociedad a la cual pertenece.

La Profesora Nora Femenia, argentina, de la Nova Southeastern University Florida, U. S A. ha señalado algunos importantes aspectos de la institución de la mediación en su relación con su entorno cultural. [8] Dice que es importante considerar que las prácticas sociales son creadas y desarrolladas dentro de cada contexto cultural, en el cual expresan y reproducen normas y valores importantes-. Concluye la autora que “insertar un nuevo instrumento público como lo es la mediación demanda un profundo cambio social, porque es necesario hacer un examen cuidadoso de los principios éticos sobre los cuales se basa. Para promover la confianza del público en este nuevo método de resolución de disputas, hace falta iniciar una amplia discusión entre profesionales y público acerca de la mediación, sus valores subyacentes y su concordancia con los principios éticos vigentes en la Argentina. Lamentablemente esto no se ha hecho en nuestro país, pese a los años que lleva funcionado  la institución. Como tantas otras cosas, en nuestro país se ha impuesto autoritariamente desde arriba  y de las discusiones entre las autoridades y los profesionales no se han receptado, generalmente  sugerencias de estos últimos.

Desde otro punto de vista es  importante el desarrollo del tema de la influencia del observador sobre lo observado. Los mediadores observamos el conflicto. Debemos tener claro en que medida influenciamos lo que observamos. Los aportes realizados por la teoría del observador de Humberto Maturana y Heinz Von Foerster y  el profesor francés Jumarie, entre otros, nos han mostrado como el sujeto observador construye a los objetos de la realidad. Se trata de un nuevo paradigma: el observador condiciona lo observado.

En este sentido  ha sido interesante para mí, cuando hice el curso de formación de mediadores, como los psicólogos o sociólogos que también lo hacían, tenían una visión distinta de la nuestra, los abogados.

Lamentablemente la intervención de los psicólogos y de otros profesionales que no sean abogados  ha sido notoriamente limitada por la normativa vigente.

Otro aspecto sistémico ha sido señalado por el chileno Mario Schilling[9] ,al hacer énfasis sobre los aspectos entrópicos y neguentrópicos de los sistemas Dice que el abogado y – especialmente el negociador–, tiene como tarea diaria la resolución de conflictos jurídicos. En materia privada, estos conflictos derivan de un “sistema” cuya “entropía” le ha afectado a tal punto que, se encuentra en descomposición o ha perecido como tal. Pensemos en los matrimonios separados que buscan divorcio, nulidad, separación de bienes, pensión alimenticia, régimen de visitas,  etcétera. Al sistema “matrimonio” le ha afectado el incremento de “entropía”. Por lo tanto, tras un breve estudio podemos diagnosticar cuáles fueron las fallas del sistema, cuáles eran sus objetivos, cuáles su corriente de entrada y de salida, en fin, podremos darnos cuenta incluso, qué nuevo sistema han formado: un matrimonio puede convertirse en una relación (sistema) de alimentante – alimentario, por ejemplo. Nuestra labor como negociadores (o mediadores) no es otra que transformar un “sistema altamente entrópico” (conflicto) en un sistema neguentrópico (arreglo), y por el principio de la recursividad (retroalimentación) ya mencionada, no podemos escapar a nuestra inexorable condición de supersistema de estos subsistemas que debemos “arreglar”.

Finalmente no debe desdeñarse la consideración del aspecto físico del entorno en el que se produce una mediación. En el caso de la mediación prejudicial contribuye a la posibilidad de un arreglo el hecho de encontrarse en un ambiente más grato que los tribunales, sentados alrededor de una mesa (redonda de ser posible), tomando café, y conversando en forma más o menos amigable sin empleados tomando nota en un acta, etc. Este aspecto ha sido bastante descuidado, en lo que hace al menos a las mediaciones en la Capital Federal, de acuerdo con mi experiencia profesional como abogado. Y no es un tema menor.

CONCLUSIONES

La sistémica se interesa en construir modelos sistémico-cibernéticos de los sistemas reales . Sería útil construir tales modelos sistémico-cibernéticos de los diversos procesos de mediación, lo que implicaría la creación de instrumentos para estudiarlos más precisa y eficientemente a efectos de que ésta resulte cada vez más una eficaz técnica para la resolución de  los múltiples conflictos sociales y personales que hoy en día nos aquejan. Presento aquí una modelización de los elementos de la mediación configurados como sistema (FIG 1) La misma  representa un rudimentario y necesariamente estático modelo de la mediación; lo que debería desarrollarse son modelos dinámicos que ejemplifiquen el desarrollo de los procesos de mediación, permitiendo visualizar sus mecanismos de comunicación intra – e inter sistémicos. Ello constituiría, a mi juicio, un potente instrumento pedagógico y de investigación, que contribuiría al conocimiento y mejora de este antiguo y a la vez posmoderno método de resolución de conflictos.

Este esquema es muy simple. Hay mediaciones en que intervienen múltiples partes y en este sentido hay que tener presente que, como señala Marines Suares, en la mediación siempre la inclusión de un tercero crea un nuevo sistema diferente del que existía antes de esa inclusión Y, por otra parte que no es necesario cambiar a la totalidad del sistema: la introducción de un cambio, por pequeño que sea, si es mantenido, produce efectos en la totalidad del sistema. Esto es un ejemplo, dicho sea de paso, del „efecto mariposa“, que hoy ha cobrado notoriedad y difusión, entre otros por una reciente película con ese título

Para que haya una utilización eficaz de los métodos alternativos de resolución de conflictos, su implementación y aplicación deben ser vistos y conectados con sus  metasistemas : el social  y el sistema judicial . Como lo ha señalado el Profesor  Abelardo Pithod, es necesario recordar que los sistemas de comunicación son cibernéticos y se retroalimentan. Solo así se logrará que esa implementación y aplicación sean efectivas.

En un artículo reciente aparecido en el diario”La Nación”[10], el Dr Vidal Raffo, mediador  y presidente del Club de Abogados Mediadores,  señalaba que se calcula que un 40 por ciento de los casos sometidos a mediación se resuelven favorablemente y, en los casos que no, las partes llegan al juicio más preparados para lograr a un acuerdo, conscientes de sus derechos y sus deberes.

 La mediación es una gran herramienta para pacificar la sociedad conflictiva y educar al ciudadano. En estos tiempos de gran violencia social todo lo que hagamos para minimizarla y encauzarla  será muy útil


--

FIG 1.

  1. Partes | 2. Abogados | 3. Mediador | 4. Ambito de la mediación | 5. Entorno |
6. Acuerdo




[1] Véase más ampliamente Grün Ernesto “Una visión sistémica y cibernética del derecho en el mundo globalizado del siglo XXI”Edición conjunta Lexis Nexis, Buenos Aires y UNAM (México) 2006

 [2] Von Bertalanffy Ludwig “Teoría General de los Sistemas”Fondo de Cultura Económica,1984

[3]  Véase Kuhn Thomas “La  estructura de las revoluciones científicas. ” Fondo de Cultura Económica, México 1980 pags 33 y sigts

[4] Wiener Norbert “The Human Use of Human Beings “Avon Press ,  1973, pag. 25

[5] Lerer Silvio  “El marco de referencia de la mediación” (La Ley Actualidad 2/3/96),

[6] Reggini, Horacio C. “La utopía de la centralización. ” La Nación, 30/8/95

[7] Véase la interesante nota publicada en La Nación del  15/7/2004 Temas de la Ciudad.
“Una alternativa para resolver los problemas de convivencia con los vecinos”  

[8] Femenia Nora “Mediación, ética y cultura ” Actualidad psicológica, Año XXI,  Nro.   237

[9] Schilling Mario  “Negociación: Solución extrajudicial de Conflictos Privados”. Chile

[10] “La Nación”, Buenos Aires Setiembre 2. 2007 “No hay una cultura de la mediación”

                        author

Ernesto Grün

Dr. Ernesto Grün Doctor en Derecho y Ciencias Sociales, graduado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Abogado y mediador ,hoy jubilado.Ha sido durante 45 años profesor de Teoría General del Derecho y Filosofía del Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos… MORE >

Featured Mediators

ad
View all

Read these next

Category

Hanging On The Telephone: The Future of Mediation?

Kluwer Meditation Blog by Charlie Irvine One of the privileges and perils of working as a mediator in Scotland is that we get a close-up view of developments in England...

By Charlie Irvine
Category

The Need for a Paradigm Shift for Transforming Relational Conflict

  From court-centric to family-centric ADR This paper provides a brief overview of mediation with a focus on clients’ self-determinism in family mediation or family dispute resolution (FDR) and Ontario...

By Laura Tarcea
Category

Mediators Still Learning About Power

From the CMP Resolution Blog of John Crawley, Lesley Allport and Katherine Graham.Having recently witnessed two political leaders taking an interest based approach to coalition forming, in which the common...

By John Crawley

Find a Mediator

X
X
X