Liderazgo Positivo: Construir el futuro con imaginación e idealismo


by Franco Conforti

El artículo que se ofrece a continuación es un extracto de uno de los capítulos del libro Liderazgo Positivo: construir el futuro con imaginación e idealismo, vale decir que no es reproducción fiel del capítulo pertinente. Gracias a los editores de e-mediacion.com por compartir este articulo.

Franco Conforti
"La ocasión hay que crearla, no esperar que llegue."

- Francis Bacon (22 de enero de 1561 - 9 de abril de 1626)

El modelo de intervención apreciativa: una nueva propuesta extraída de los Diálogos Apreciativos.

Introducción: La elección de este tema responde en parte, a lo novedoso e innovador y en parte a la comprobación práctica que personalmente he podido hacer de los postulados teóricos que voy a explicar.

Una nueva corriente de pensamiento se ha instalado en diversas disciplinas, todos abrevaderos de los que se nutre la mediación.

Así, en el campo del desarrollo personal la Inteligencia Emocional expuesta por Daniel Goleman, la nueva Psicología Positiva de Martín Seligman, en el campo del managment organizacional los Diálogos Apreciativos presentados por David Cooperrider.

Algunos operadores de conflicto, llegan a considerar a esta modalidad Apreciativa o Positiva como un nuevo paradigma.

Creo que aún es un poco aventurado por prematuro llegar a semejante conclusión, si embargo no dudo que el tema debe ser considerado seriamente, estudiado y desarrollado en todo su potencial, que sé, lo tiene y mucho.

Lo cierto es que, esta modalidad apreciativa o positiva, ya es una realidad también en la mediación. Así, se puede escuchar hablar de mediación apreciativa, de la positivización del conflicto o de conflicto positivo, etc.

Desarrollo: La mejor forma de presentar el tema, su idea de fondo, la encuentro a través de definir el concepto de “apreciativo” (también me gusta decir “positivo”).

Apreciar tiene cuanto menos tres aspectos que nos interesan:

  • Artístico: es un estilo de interpretar (observar) las múltiples perspectivas que presenta una situación, de forma creativa e innovadora (como cuando el critico de arte revela detalles de la obra, que el ojo no especializado pasa por alto),
  • Técnico: es una herramienta de trabajo que se basa en el empleo especifico de un lenguaje siempre positivo que sirve para diseñar las preguntas mediante las cuales se abordará la realidad, y
  • Paradigmático: implica una nueva forma de pensar, actuar, sentir la realidad, para abordarla y cambiarla desde lo posible, lo positivo, lo viable y generativo.

El mediador debería poder apreciar, ser capaz de percibir, de descubrir lo positivo tanto de la personas, como de las situaciones no conflictivas y constructivas que las partes han vivido.

Utilizará para ello, entre otras diversas herramientas, el lenguaje verbal positivo, la codificación subconsciente –palabra/imagen-, las metáforas, y hasta las etiquetas de la programación neurolingüistica.

La mediación apreciativa se sostiene entonces en los siguientes principios:

  • Construccionista: Los mediados co-construyen la realidad que viven –nuevo relacionamiento-
  • Anticipatorio: Se asume que todo ser humano puede construir su futuro
  • Simultaneidad: Al tiempo que soñamos el futuro de cómo podría ser vamos construyendo el futuro que soñamos
  • Positivismo: Se recurre sistemáticamente a imágenes y recuerdos positivos atesorados en la memoria
  • Poético – Metafórico: Trabaja la realidad desde el subconsciente

Hay en la mediación apreciativa una transferencia de conocimiento a los mediados, que no existe en ninguna otra práctica, y ello no es antojadizo.

Para iniciar un proceso de mediación apreciativa (ya que no es aplicable a cualquier caso) se requiere:

  • Que las partes en conflicto tengan una “historia” un “pasado” común, un “vinculo interpersonal” que será, para el mediador, la base de trabajo.
  • Que los mediados aprendan a “escuchar activamente” y la apliquen en el momento del “mutuo patrocinio”
  • Que los mediados se concedan un voto de confianza para intentar co-construir una realidad diferente, positiva (basada en el lenguaje positivo y en las imágenes positivas –concientes y subconscientes-)
  • Aceptación de las distintas realidades, mayor legitimación de la persona como parte del conflicto y valoración de las diferencias como un elemento complementario en la generación sinérgica.
  • Que exista un mínimo de voluntad en los mediador para potenciar el aspecto relacional

El mediador, orientará o dirigirá el proceso de mediación apreciativa, conforme al siguiente sistema:

  • Preparar la mediación (esta puede llegar a ser la etapa más larga de este proceso pues implica transferir los conocimientos del lenguaje positivo, escucha activa, construcción de la realidad –mapa/territorio-, etc.)
  • Elección del tema o área a abordar (donde comienza el verdadero trabajo conjunto entre mediador y mediados, se realiza una verdadera fragmentación de temas ordenador por relevancia y urgencia)
  • Del supuesto del éxito del pasado (los mediados adquieren todo el protagonismo y buscan los recuerdos positivos, experiencias positivas de su relacionamiento)
  • Análisis de cómo se ha alcanzado el éxito (diálogo de cómo se logro)
  • Momento depreciativo (una variante introducida por mí, en donde es el mediador el encargado de ponerle “palos a la rueda”, de plantear hipótesis que podrían generar nuevos conflictos, y donde los mediados al estar inmersos en una dinámica absolutamente positiva, resuelven estos “inconvenientes” de forma creativa e innovadora)
  • Generar ideas para re-crear ese éxito del pasado en el futuro

Un cuadro sintético* (*extraído del libro Liderazgo Positivo: construir la realidad con imaginación e idealismo de Franco Conforti ISBN 978-987-24299-0-4) que ejemplifica las diferencias del “sistema tradicional –que generaliza el síntoma, propone un análisis, efectúa un diagnostico y propone una receta o lluvia de ideas- o fragmentario” de resolución de conflictos y la propuesta de la “mediación apreciativa –renovación constante sobre experiencias positivas-

Solución de Problemas (Tratamiento Tradicional Fragmentario)

Diálogo Apreciativo (AI)

Necesidades básicas insatisfechas.

Descubrimiento de lo que esta bien, lo positivo, dentro de la organización.

Identificación de problema y reencuadre.

Proyección imaginaria de lo que podría ser o llegar a ser.

Estudio de las causas originarias e intereses de las partes.

Dialogo creativo sobre cómo sería, o debiera ser.

Generar alternativas o posibles soluciones.

Implementación de los proyectos provocativos. Innovando para llegar a lo que será.

Trata al grupo como un problema que necesita de soluciones.

Trata al grupo como un todo que se renueva constantemente.

Primeras conclusiones: luego de lo explicado hasta aquí, podemos generalizarlas en:

  • El lenguaje (positivo o negativo) es determinante a la construcción de la realidad. El lenguaje y las imágenes utilizadas por el mediador y los mediados tienen el poder de crear una nueva realidad; realidad hacia la cual puedan y desean dirigirse, ya que les es algo vivenciado, conocido y positivo.
  • La realidad siempre es subjetiva y todas las realidades deben ser consideradas y expuestas. Será de vital importancia que tanto el mediador como los mediados exploren sus percepciones positivas, sea de si mismos, como del conflicto que los une -como sistema que conforman-.
  • No se trata de negar, ocultar o ignorar las cosas negativas, sino simplemente de no ocupar nuestro tiempo y esfuerzo en remarcarlas o tratar de solucionarles; si, ocuparnos (como cuando educamos a un hijo) en remarcar, resaltar las cosas que se hacen bien, reforzando las conductas positivas con una mirada, un gesto de elogio, o una simple palabra de aprobación.

Conclusión: La mediación apreciativa es una metodología de trabajo que propone la exploración, un camino sin recorrer que como tal es tomada por algunos autores como una herramienta para buscar, recuperar, recrear o crear “armonía” (Dicc. RAE: conveniente proporción y correspondencia de unas cosas con otras.) entre los mediados; en lo personal el vocablo “armonía” (que vengo estudiándolo y analizándolo desde hace ya un largo tiempo) no me termina de sentar bien; creo que es más adecuada la palabra “ecuanimidad” (Dicc. RAE: igualdad y constancia de ánimo, imparcialidad de juicio); en la exploración que propone ésta metodología de trabajo, me persuade más la idea de que tanto el mediador como los mediados, buscamos se ecuánimes entre nuestro corazón y nuestra mente.

En cualquier caso sería estupendo que nuevas investigaciones y ensayos confirmen o no esta primera idea.

"Camino sin recorrer", no es futurología, ni proyecto, ni expectativa. Es el profundo deseo de vivir eso que tenemos en la mente y que alcanzó el corazón por alguna razón.

Juan Carlos Osterjian

Algunas referencias bibliograficas:

(1) Cooperrider, D., Whitney, D., Appreciative Inquiry Handbook, Editorial Lakeshore Publishers Euclid.-

(2) Hammond, Sue Annis, 2005, Breve libro de la Indagación Apreciativa, Editorial Thin Book Publishing.-

(3) Jaworski, Joseph, 2005, Sincronicidad. El camino interior hacia el liderazgo, Paidós.-

(4) Conforti, Franco, 2008, Liderazgo Positivo: construir el futuro con imaginación e idealismo, Editorial Acuerdo Justo® Conforti-Perrot Editores.-

(5) Goleman, Daniel, 1998, Inteligencia Emocional, Editorial Javier Vergara.-

(6) Seligman, Martin 2003, La autentica felicidad, Editorial Javier Vergara.-

Liderazgo Positivo: Construir el futuro con imaginación e idealismo, 2007 (ISBN 978-987-24299-0-4)